El principio detrás del SMED (Sistema Lean, Herramientas Lean, Filosofía Lean)

Algunos piensan que el propósito del SMED es simplemente reducir tiempos (porque el tiempo cuesta). Pero el principio detrás del SMED va más allá de eso.

La filosofía Lean promueve el manejo de lotes pequeños, de hecho, la meta ideal del Sistema Lean es poder manejar “lotes” de 1 pieza (one piece flow o flujo de una pieza). El beneficio de todo esto es reducir inventarios (sobreproducción) y ser cada vez más flexibles a los cambios de demanda de los clientes.

Sin embargo, muchas empresas aún se manejan por lotes grandes ya que producir lotes pequeños les haría incurrir en mayores costos. Costos resultantes de los cambios de modelo. En estos casos, cambiar de modelo requiere parar la línea durante mucho tiempo, realizar corridas de prueba desperdiciando materiales y emplear la mano de obra especializada de técnicos de mantenimiento.

Aquí es donde entra la utilidad y el beneficio del método SMED, una de las poderosas Herramientas Lean. Según sus siglas en inglés, SMED significa Cambio de Modelo en (Pocos) Minutos.

El primer objetivo del SMED consiste en poder realizar todos los ajustes posibles sin tener que parar la producción de la máquina. SMED le llama actividades internas a aquellas que se tienen que realizar con la maquina apagada (sin producir) y le llama actividades externas a aquellas que se pueden realizar mientras la maquina sigue produciendo. SMED busca convertir las actividades internas en actividades externas. El segundo objetivo del SMED es reducir al mínimo el tiempo requerido para realizar las actividades internas.

Para lograr sus objetivos el SMED se vale de la observación y estudio de cada cambio de modelo o herramental, es decir, lo primero que se tiene que hacer es observar el proceso, grabarlo en video para verlo y analizarlo repetidas veces. Luego realizar un diagrama de flujo de todo el proceso (mapeo de proceso) identificando las actividades internas y externas. Mediante la participación de un equipo multidisciplinario habrá que ser creativos para convertir la mayor cantidad de actividades internas a externas y para reducir al mínimo los tiempos de las internas que no se puedan convertir.

Sin duda, el re-diseño de partes será importante para alcanzar los objetivos del SMED así como el aprovechamiento de dispositivos de ajuste rápido. Pero lo más importante es aprovechar la creatividad de los miembros del equipo entre los cuales no deben faltar técnicos en mantenimiento, operadores de la máquina, ingenieros de apoyo y personas de otros departamentos que sean creativas y les guste pensar fuera de la caja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *