Se puede ser feliz en el trabajo? 5 cosas que puedes hacer hoy

El rey Salomón escribió que no hay nada mejor para la gente que ser feliz en el trabajo, hallando alegría y satisfacción en sus actividades, pues para eso estamos en la tierra. Sin embargo, hoy en día escuchamos las encuestas diciendo que solamente 2 de cada 10 personas son felices en su trabajo; el resto no encuentra verdadera satisfacción en lo que hace, mucho menos siente que sus actividades diarias aporten un grano de arena para un mundo mejor.

La mayoría de las personas, es decir 8 de cada 10, trabajan por el dinero, porque necesitan la plata para pagar la comida, la vivienda; otros porque necesitan pagar la educación de sus hijos o para sostener a uno de sus padres. También muchos trabajan porque aman las cosas que el dinero compra, como automóviles, viajes, lujos, joyas etc.

No hay nada malo en trabajar por dinero, pero que pasa cuando las personas aborrecen su trabajo y no encuentran ningún significado ni ninguna satisfacción en lo que hacen. Su trabajo les absorbe la vida, los fatiga en exceso, les drena su energía y su pasión por la vida, les produce una profunda frustración. Ni siquiera pueden disfrutar plenamente de su familia, ni de su casa ni de las cosas que han adquirido. Viven solo con la esperanza de un día, ya en la vejez, jubilarse para dedicarse a hacer lo que aman.

Esto no debería ser así, es decir, no es el diseño original del hombre (ni de la mujer). El ser humano no fue creado solo para trabajar para comer, sino que fue creado para trabajar en cumplir con su propósito, para expresar sus dones, para desarrollar sus habilidades y sus talentos, para expresar su personalidad y para utilizar sus experiencias para el beneficio de otros, para hacer su aportación en hacer de este mundo un lugar mejor.

Con esto NO te estoy sugiriendo que renuncies a tu trabajo inmediatamente. Algunos lo hemos llegado a hacer solo en un caso extremo y debido a que nuestra situación económica lo permitía. Lo más probable es que no vayas a poder cambiar de trabajo de la noche a la mañana pero puedes empezar por hacer lo siguiente desde hoy:

  1. Primero conócete a detalle: Analízate y descubre cuáles son tus dones, tus talentos, tus habilidades, tus pasiones, tus intereses, tu personalidad, tus fortalezas y tus debilidades. Toma lápiz y papel y haz una gran lista de todo esto. Revisa la lista con otra persona que te conozca muy bien.
  2. Busca dentro de lo que haces: Escribe una lista de todo lo que haces en tu empleo actual, identifica las tareas que se adecuan bien a tus fortalezas, talentos, habilidades y a tu personalidad. Busca dedicarle más tiempo cada día a esas tareas, pues son las que van a hacer que te destaques y que sientas satisfacción.
  3. Intercambia tareas: Hay empresas y empleos donde incluso es posible intercambiar las tareas con otros de tus compañeros. Hay tareas que tú odias pero que a otros compañeros no les molestan tanto. Ellos las podrían realizar por ti, a cambio de que tú les ayudes en otras tareas en las cuales tú eres muy bueno y ellos no tanto.
  4. Ofrécete para otras tareas extras: Aunque no sean de tu puesto actual, habla con tu Jefe y con Recursos Humanos y exprésales tu deseo de trabajar un extra en otras áreas que se adecuan a tu formación individual.
  5. Aplica para otro puesto: Los expertos recomiendan que por lo menos el 70 por ciento de tu día lo gastes en realizar tareas que fomentan el desarrollo de tus fortalezas, talentos, habilidades y personalidad. Si de plano no es posible lograr esto en tu posición actual, entonces aplica para otro puesto dentro de tu misma empresa y exprésales con claridad a tus superiores la razón de tu aplicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *